INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo cultivar kiwi

Sencillo y fácil artículo sobre el cultivo del kiwi que te brindará los conocimientos necesarios para plantar este frutal en tu huerto



Nombre científico: Actinidia deliciosa

Hábito: Liana arbustiva

Hojas: Alternas, simples, ovaladas, largamente pecioladas y caducas. La parte superior de la hoja (haz) es de color verde oscuro y la parte de abajo (envés) es más clara y presenta vellosidades.

Flores: Unisexuales, hipóginas con 5 sépalos y 5 pétalos de color blanco crema.

Polinización: Por insectos.

Fruto: Bayas elipsoidales reunidas en racimos, de piel marrón cubierta de pelos. La pulpa, de color verde contiene un anillo formado por multitud de pequeñas motas negras, las semillas. A partir del tercer año de plantación comienza la producción de frutos. La maduración se alcanza a mediados del otoño, momento en el que se recolectan, pero para que sean comestibles se debe esperar a que alcancen un tacto ligeramente blando.

Propagación: Por semilla, estaca o injerto —ver injerto del kiwi—.

La técnica de propagación más usada, por sus buenos resultados, es el estaquillado mediante estaca semileñosa realizada en verano. Se suelen dejar de dos a tres entrenudos por estaca y una o dos hojas cortadas a la mitad. Las estacas se colocan en un sustrato de turba y vermiculita o perlita en un ambiente de alta humedad, normalmente generada de forma artificial con pulverizadores. Si se desea acelerar el el proceso se pueden utilizar sustancias enraizantes, comerciales o caseras. El enraizamiento suele durar 40 días.

Los tipos de injerto más utilizados para el Kiwi son el de hendidura inglés, el de incrustación y el de empalme oblícuo.


Variedades



Kaquiara II y MG-6 con fruto de agradable sabor y pulpa color esmeralda.

Actinidia deliciosa que procede del cultivar Hayward. La más utilizada en las plantaciones españolas.

Hayward K, Hayward 8 y Top Star que dan una vegetación más densa y los frutos están desprovistos de vellosidades.

Monty, Abbot, Bruno, Kramer, Blake son cultivares de menor importancia por dar frutos de pequeño tamaño.

Tomuri es de floración similar a Hayward pero con bajo porcentaje de floración.

Matua es de una larga floración y con gran porcentaje de cuaje de flor, pero con el inconveniente de no soportar bajas temperaturas.

Existen otras variedades de introducción más reciente, son M51, M52 y M54, M56, M58, M59.


Consulta en este otro artículo sus exigencias en climáticas


Exigencias en suelo



Prefiere suelos franco-arenosos o arcillosos, profundos, con buen drenaje, ricos en materia orgánica, con PH tirando a ácido y baja salinidad.


Preparación del suelo


Antes de realizar la plantación, se nivela el terreno en la medida de lo posible y se eliminan las malas hierbas, que tienen un efecto muy negativo sobre el cultivo del kiwi.

Por otro lado, si el suelo lo precisa, debemos realizar un abonado de fondo con materia orgánica ya fermentada, preferiblemente con estiercol de vaca. La materia orgánica mejorará la estructura del suelo, ayudará a retener agua e irá liberando lentamente los nutrientes.


Armado de la estructura tutora



El cultivo del kiwi requiere de una estructura que actúe como soporte de la planta. Normalmente se emplean postes en forma de "T" firmemente anclados al suelo y unidos mediante alambres para formar una parrilla horizontal a una altura aproximada de 2 metros .

Los postes puede ser de madera, hierro o, lo más común y recomendable, hormigón .

La distancia entre postes será igual al marco de plantación utilizado, que será diferente si la planta se forma en dos brazos o en un solo brazo . En este último se pueden plantar más juntas, a 2 o 3 metros entre ellas.

En la actualidad, esta estructura se arma con 4 alambres, dos por cada lado del poste.

Los machos se harán coincidir con los postes, ya que no producen fruta, dejando a las hembras todo el espacio posible entre postes.


Plantación



El marco de plantación debe ser de 4 metros entre filas y de 3 a 5 metros entre plantas. Cada 5 piés hembra se colocará un macho, si es posible al lado de un poste.


Poda



Se realizan tres podas al año, dos en invierno y una en verano. Al año de realizar la plantación se comienza la poda de formación en invierno. Se dejan dos ramas principales en el emparrillado, una para cada lado y se van conduciendo por los alambres de forma recta.

La poda de fructificación se realiza en invierno y en verano. En la de invierno se dejan tres ramas secundarias, con un buen numero de yemas, por cada metro de alambre.


En verano se eliminan chupones, ramas mal situadas, partes muertas y se aclarean los frutos, limpiando la planta y mejorando la entrada del aire y el sol.


Fertilización



El kiwi es muy exigente en nutrientes, sobre todo nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K).

Tras la plantación y hasta que la planta se desarrolle plenamente, se debe aportar nitrógeno para favorecer el crecimiento. Cuando la planta ha alcanzado la madurez, se realizará un abonado de equilibrio NPK.


Plagas y enfermedades



Hongos


Botrytis cinerea: es un hongo que ataca en periodo de floración, cuando el tiempo es húmedo. Coloniza las flores y pasa al fruto joven deformándolo y provocando su caída.


Otros hongos producen la caída del botón floral y, en zonas encharcadas, algunas especies afectan a las raíces de forma muy notable.


Nemátodos


Afectan a las raíces produciendo malformaciones que incluso pueden llegar al tallo. Las hojas de plantas afectadas amarillean, la producción de kiwis se retrasa y, en último caso, la planta muere.


Insectos


Los del género Eulia pueden atacan las hojas, agujerear y deformar el fruto produciendo su caída.

Búsqueda personalizada


Cultivos


Síguenos





Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto