INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA

Cómo se cultiva el arándano

En este artículo resumido te explicamos las cosas importantes que necesitas saber para cultivar arándanos con éxito en tu huerto



El arándano es un arbusto del género Vaccinium sp. (Familia Ericáceas), de hojas alternas y dentadas, raíces muy superficiales y flores péndulas que nacen de la axila de las hojas.


Clima favorable para el arándano



El arándano prefiere los climas templados o fríos y húmedos. Requiere entre 400 y 1200 horas frío con umbral de 7 ºC para completar su parada invernal.

Puede plantarse en semisombra, al sol o a la sombra, ya que el hábitat natural de la planta silvestre suelen ser las laderas sombrías y húmedas. Las variedades comerciales suelen desarrollarse mejor al sol.

Debe protegerse del viento ya que no lo tolera en absoluto.

No tolera las heladas a partir de que la planta entra en floración.


El suelo



Al arándano le gustan los suelos ácidos, de baja salinidad, sueltos y aireados. Los prefieren ricos en materia orgánica pero se adaptan a suelos pobres.

Debido a que sus raíces son superficiales y con escasa capacidad de absorción, necesita de una humedad constante en el suelo. Esto se puede conseguir mediante prácticas conservativas de la humedad, ahorrando así agua de riego, que además deberá ser de buena calidad.

El suelo debe mantenerse libre de malas hierbas. En este sentido, y también atendiendo al párrafo anterior, es recomendable realizar algún tipo de acolchado, bien sea con plástico, malla, o materia vegetal (corteza de pino, paja, etc).


Variedades



Existe gran cantidad de variedades que se suelen clasificar según la época de cosecha en tempranas (Duke, Legacy), de media estación (Bluecrop, Brigitta, Ozarkblue, Liberty), tardías (Elliott, Aurora) y muy tardías (Powderblue, Ochlockonee, Maru).


Propagación



La reproducción o propagación de las plantas de arándano se suele realizar mediante enraizamiento de estacas o mediante micropropagación.


Cuidados y labores



Previas a la plantación


Se trabaja el suelo para romper la compactación, airearlo, eliminar la cobertura vegetal y lograr una textura más suelta y esponjosa.

Si el suelo no cumple los requerimientos del arándano habrá que acondicionarlo, aportando azufre para acidificarlo, si es necesario y, en caso de que sea muy arcilloso, habrá que aumentar la porosidad del suelo añadiendo turba, arena, etc.

En zonas lluviosas y en terrenos muy llanos o hundidos, es necesario preparar caballones para plantar los arándanos en lo alto de éstos. Así se favorece el drenaje y se impide el encharcamiento del suelo en las proximidades de las raíces.

Es el momento también de instalar el sistema de riego, en caso de que vayamos a automatizar los riegos.

En esta fase, también debemos colocar el acolchado plastico o de malla, en caso de que sea necesario.


Plantación


Una vez terminados los trabajos previos, y coincidiendo con la época de reposo de la planta, otoño-invierno, se realiza la plantación de los arándanos.

El marco de plantación será de 80 a 100 cm entre plantas y entre 2 y 3 metros entre filas, en caso de que vayamos a realizar la plantación en más de una hilera. Serán 3 metros si va a pasar maquinaria entre filas.

Se realizan hoyos de 40x40x40 cm y se trasladan las plantas a la zona unos días antes de plantar para que se aclimaten.


Posteriores a la plantación


Mantener el suelo libre de vegetación y siempre húmedo.

Es recomedable eliminar las flores mientras que la planta es joven (hasta 2 años) para favorecer su crecimiento, evitando que la fructificación consuma la mayor parte de los recursos. Un vez ha alcanzado un buen desarrollo permitimos que fructifique.

Realizar una poda de formación, a finales del verano, encaminada a favorecer el desarrollo de ramas laterales, pinzando las ramas centrales, de gran vigor.

A partir del tercer año, debe realizarse una poda de fructificación invernal para eliminar las ramas más viejas que no darán frutos. Las productivas suelen tener 2 o 3 años.

También en invierno, se realiza una poda de mantenimiento con la finalidad de airear la copa, despejando el interior de la misma para favorecer la entrada del sol y del aire.


Plagas y enfermedades del arándano



Aves


La plaga más destacable del arándano son las aves que, cuando el fruto está maduro o próximo a la maduración, lo consumen con mucha voracidad.

Para evitarlo, lo más eficaz es cubrir las plantas con mallas antipájaros aunque arruinemos la estética del huerto.

En caso de que decidamos no cubrirlos con red, es importante mantener las zonas próximas al cultivo libres de maleza, hierba alta, otros arbustos o árboles muy densos y acumulaciones de materiales que puedan emplear las aves para ocultarse y permanecer cerca de los arándanos. Si logramos que en los alrededores haya una zona limpia y despejada, los pájaros tendrán que exponerse más para acercarse a las plantas.

Podemos hacer uso también de diferentes ahuyentadores que existen en el mercado o que podemos fabricar nosotros mismos. Unos funcionan mejor que otros y, con el tiempo, las aves se acostumbran a ellos y dejan de tener efecto.

Si tenemos mascotas, sobre todo gatos, y dejamos que frecuenten la zona donde cultivamos los arándanos espantarán a las aves cada vez que se acerquen. Incluso, si el gato está mucho por la zona, éstas puden dejan de venir por miedo a ser cazadas.


Roedores


Sobre todo las liebres, roen la parte baja de los troncos pudiendo incluso llegar a matar la planta.


Insectos


Algunas especies pueden llegar a colonizar y atacar las plantas de arándano por lo que, habrá que identificarlos y, si la plaga es importante, aplicar el tratramiento adecuado para eliminarlos.

Una medida preventiva, de aplicación general para todo el huerto, es el mantenimiento de los márgenes y las zonas en descanso libres de vegetación ya que ésta puede actuar como refugio invernal o hábitat de los mismos. Si mantenemos la tierra despejada durante todo el año, aquellos insectos que se refugian en la hierba tendrán que irse más lejos costándoles más regresar cada año.

Otra forma de combatir los insectos es utilizando gallinas para el control biológico.


Hongos y bacterias


Varias especies de hongos y bacterias pueden atacar al arándano, sobre todo en los casos en que las plantas ya vienen infectadas, el suelo está mal aireado o se encharca con facilidad, no realizamos las podas de forma segura y abandonamos los restos infectados en el suelo.

Algunas de las enfermedades producidas por hongos y bacterias que le atacan son el tizón bacteriano, la podedumbre gris, chancro o cáncer del frutal, mancha foliar, pudrición apical, phomosis, pelota algodonosa, antracnosis, etc.

Búsqueda personalizada


Síguenos




Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto



Cultivos