FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cuándo se cosecha la cebolla

Aquí te explicaremos que cambios reconocibles sufre la cebolla cuando se aproxima el momento de la cosecha y cómo deberás actuar para mejorar la producción



Búsqueda personalizada



La cebolla se puede cosechar en diferentes momentos a lo largo de su ciclo según el uso que se le vaya a dar.

En un huerto doméstico, podemos comenzar a consumir la cebolla prácticamente desde el inicio del cultivo. Recogemos las hojas y el tallo tiernos para condimentar platos o para consumirla en ensalada o frita. De cualquiera de las maneras está deliciosa.

Más tarde, cuando el bulbo ya tiene un tamaño considerable, podemos ir cosecharlas según las necesitemos en nuestra cocina. Eso sí, tenemos que consumirlas en el momento, ya que su conservación en esta etapa es muy pobre.

Y al final del ciclo de cultivo, recogeremos todas las cebollas para almacenarlas y tener una reserva en los meses que no estará disponible en el huerto. Este suele ser el momento que todo el mundo entiende como la cosecha de la cebolla.

Generalmente, este momento llegará unos 5 meses después de haber iniciado el cultivo y lo identificaremos gracias a los cambios físicos que experimentan las cebollas en el huerto. Los tallos —y con ellos las hojas— comenzarán a secarse por las puntas y se doblarán hacia abajo, pero para cosechar, debemos esperar a que todas o casi todas las cebollas tengan sus tallos doblados y al menos la mitad de sus hojas secas —tendrán un color amarillento.

Las cebollas son más grandes y de mayor calidad cuanto más tarde se cosechan pero, si en esta última fase se ven afectadas por un tiempo muy húmedo, su conservación será peor. Tendremos unos 15 días de plazo para cosecharlas y el momento justo para hacerlo deberá coincidir con un tiempo seco y soleado. La tierra se habrá secado en superficie y también los bulbos. Las arrancaremos tirando de ellas, si se dejan, o con una azada y, si el tiempo lo permite, las dejaremos un día o dos sobre el terreno para finalizar el secado.





Siguiente » Cómo conservarla