FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo sembrar cebolla en casa

Sigue estos consejos para sembrar cebollas en casa y lograr una buena cosecha, ya sea de cebollas tiernas o de su bulbos maduros para guardar



Búsqueda personalizada



El lugar donde crecerán

Lo primero que tenemos que tener en cuenta antes de lanzarnos a sembrar cebollas en nuestro patio, terraza, balcón...y en definitiva en nuestra casa, es qué características tiene el lugar donde van a crecer. En concreto, nos centraremos en determinar si es un lugar que reciba sol directo —lo ideal— durante buena parte del día, o si por el contrario solo incide de forma indirecta la luz del sol o si incluso es un lugar bastante sombrío.

Como explicamos en este otro artículo sobre las condiciones climáticas adecuadas para el cultivo de la cebolla, esta hortaliza es muy sensible a la duración de los días o al número de horas de luz.

Esto se traduce en que si el lugar no es muy luminoso, es preferible que sembremos una variedad de día corto, adaptada a unas condiciones más invernales —en el exterior suele plantarse en otoño y cosecharse en primavera—.

En cambio, si van a estar en un lugar bien orientado hacia el sol, podemos intentarlo con una variedad de día largo, eso si, tendremos que sembrarla en invierno para trasplantar en primavera y que pueda madurar de cara al verano.


La parte consumida

Otro aspecto a tener en cuenta antes de comenzar con la siembra, es si pretendemos consumir las hojas de la cebolla tiernas o si, por el contrario, queremos que forme bulbos para que podamos guardarlos durante un tiempo.

Este punto es muy importante por que si vamos a consumirla tierna, no necesitaremos que nuestra terraza o balcón sea muy luminoso, ni será tan necesario controlar tanto las fechas de siembra, ya que las vamos a recolectar inmaduras. También podremos sembrarlas mucho más juntas por que no necesitaran el espacio que ocuparía el bulbo.

Tenemos que puntualizar que, sin intención de desanimar a aquellos que quieren cosechar bulbos en su casa, el cultivo de la cebolla para consumir en forma de cebollino se adaptará mucho mejor a las condiciones de la mayoría de terrazas y balcones, y además, podremos disponer de cebollas todo el año. Sin embargo, para cultivar en forma de bulbos necesitaríamos sembrar muchas y tener un gran espacio ocupado durante muchos meses, sin hablar de los cuidados que demanda el cultivo en maceta, especialmente en lo referente al riego.


La siembra

Una vez tengamos en cuenta lo explicado anteriormente y planeemos cuándo sembrar: para consumo tiernas, todo el año, para bulbos en otoño o primavera, según sea una variedad de día corto o largo, aunque si dudamos siempre es preferible hacerlo en primavera.

Pues bien, a la hora de comenzar el cultivo tenemos varias opciones: partir de semillas, de bulbillos de siembra o de cebollas brotadas que tengamos en casa —en este último caso solo para cosechar las hojas tiernas—.

Para cada uno de los casos tenemos información disponible en estos artículos que deberías consultar:

Cómo hacer un semillero de cebolla

Cómo sembrar cebolla a partir de bulbos


Cómo plantar cebollas brotadas


Debemos recalcar aquí que si deseamos cosecharlas cuando están tiernas, no necesitaremos realizar el trasplante, haremos directamente el semillero en la maceta o macetas —que no necesitarán tener mucha profundidad pero sí bastante ancho para que nos quepan más—. A los 2 meses ya podremos empezar a cosecharlas.

Si queremos que desarrollen bulbos, debemos realizar el trasplante del semillero a otras macetas en las que pondremos una o varias cebollas en función del diámetro de las mismas.

En este artículo hablamos sobre la distancia a la que deben plantarse las cebollas para cultivo de bulbos.


Riego

Es quizá el punto más importante a la hora de cultivar cebollas —o cualquier hortaliza— en casa. No daremos indicaciones precisas sobre el riego por que depende mucho del sustrato que se utilice en cada caso, del tamaño de la maceta y su color, así como del lugar dónde crecen, si arrecia el viento y es muy soleado o no.

Si diremos que debemos tratar de utilizar un sustrato que retenga mucha humedad pero que no se encharque. Esto se logra comprando un sustrato específico ya formulado para ello o mezclando diversos materiales como turba o compost, humus de lombriz, vermiculita o perlita, fibra de coco, etc. En concreto se trata de reunir en un mismo sustrato materiales que proporcionen nutrientes, otros que retengan agua por ser muy porosos y otros que permitan el drenaje, dotando al sustrato de espacios por los que el exceso de agua puede salir por gravedad.

Sustrato para huerto urbano COMPO

En general, solo deberemos mantener el sustrato húmedo sin encharcarlo, regando cuando sea necesario, preferiblemente desde abajo, llenando el plato de a maceta y que el agua suba por capilaridad. En los días secos, con viento y mucho sol deberemos estar muy atentos ya que el sustrato podría secarse demasiado y las cebollas se marchitarían. Si tratamos de que siempre haya agua en el plato, casi nos podemos olvidar.

Consulta también nuestra guía completa del cultivo de la cebolla, encontrarás mucha información interesante.