FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cómo hacer castañas asadas en casa

Te contamos de qué diferentes formas puedes preparar las castañas en tu casa y de cualquiera de ellas quedarán riquísimas. Descúbrelo.



Búsqueda personalizada



La castaña es un fruto que se puede consumir fresco y crudo, seco, cocido y también asado de diferentes formas. Si son de calidad, de cualquier forma están deliciosas aunque bien asadas es la manera preferida de consumirlas de mucha gente.

En las zonas de tradición castañera como Galicia y la cornisa Cantábrica, las castañas se asan al fuego en un cilindro hueco de chapa con agujeros que está montado sobre un eje al que se le va dando vueltas sobre el fuego. Es el conocido como bombo para asar castañas y se suele utilizar cuando hay que asar una cantidad considerable en poco tiempo. En las fiestas del Magosto es el utensilio por excelencia alrededor del que gira todo.

Pero, para asar castañas en casa tenemos que decantarnos por otras opciones.

Antes de pasar a explicar cada método hay que dejar claro que, para todos ellos, debemos realizar un corte en la piel de las castañas antes de ponerlas al fuego. Si no lo hacemos, el vapor de agua que desprende la castaña al calentarse se concentrará bajo la piel hasta el punto de que ésta no soporte la presión y explote. Castaña perdida! Y restos por todos lados.

Por lo general, las castañas se asan en contacto con una superficie caliente, ya sea una sartén, una plancha, un bombo...las áscuas del fuego, etc. También se pueden asar dentro de un espacio de aire calentado como puede ser un horno de gas, de leña o incluso un microondas.


En la brasa


Podemos asar las castañas directamente en el fuego o, mejor, en la brasa. Para ello es conveniente envolverlas en un papel de aluminio para que el fuego no las queme en exceso. También se pueden enterrar en la ceniza caliente y poner brasas encima con una pala.


Asadas en una sartén


La sartén puede ser especial para castañas. La reconocemos por que cuenta con agujeros en la base y suele calentarse sobre un hornillo de gas, de leña, etc. 

En realidad sirve cualquier sartén aunque, ya que se van a hacer sin aceite, mejor que sea una vieja por que podemos quemar el teflón. Si es de acero o de hierro mejor que mejor. 

Una vez cortadas se llena el fondo de la sartén, no más, y se les va dando la vuelta a medida que se hacen. Mejor que sea a fuego lento, de lo contrario podemos quemarlas por uno o más lados.

Es una buena forma para asarlas, quedan muy ricas.

Si sustituimos la sartén por una plancha cualquiera el proceso es el mismo y el resultado también.


En el horno


Se colocan cortadas en una bandeja del horno, sin que queden amontonadas, y las mantenemos a unos 200°C durante 20 minutos aproximadamente. Si son de buen tamaño o están mojadas es posible que necesiten unos minutos más.

Para encontrar el punto exacto podemos sacar una y pelarla. Si el color de la carne se ha vuelto amarillento y se rompe facilmente con los dedos ya está lista.


En el microondas


Aunque no es el método que aporta un mejor sabor a las castañas asadas, es una opción muy válida cuando no tenemos tiempo o cuando no podemos hacerlas de otra manera. 

En cuanto al tiempo, depende de la potencia de cada microondas. 2 minutos a máxima potencia suele ser suficiente en la mayoría de los casos. Si las sacamos y aún están duras o no se pelan bien, podemos asarlas otros 30 segundos.