FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuándo sembrar calabazas

Publicado por Antonio Amigo   ✧   Entre la azada y el teclado...

Explicamos cuando sembrar las calabazas, tanto de forma directa como en semillero, según la temperatura del suelo y las diferentes condiciones climáticas, poniendo especial atención en las fulminantes heladas tardías.


La calabaza, también conocida como zapallo, es una planta de la familia de las cucurbitáceas, al igual que el calabacín, el pepino, el melón o la sandía, entre otras.

Esta familia de hortalizas se caracteriza, entre otras cosas, por ser bastante sensibles a las bajas temperaturas. Sus semillas no germinan si el suelo está frío y las plantas apenas se desarrollan mientras no llega el calor de finales primavera y verano.

Quédate hasta el final y descubrirás cuando sembrar las calabazas, tanto de forma directa como en semillero, teniendo en cuenta las condiciones ambientales.




Temperatura de germinación

Ya vimos en la introducción que la calabaza no germina si el suelo está más frío de lo que debería pero, ¿cuánto? Lo vamos a ver aquí.

Cuando nos estábamos documentando para elaborar este artículo, consultamos diversos documentos técnicos sobre el cultivo de la calabaza, y entre otras interesantes cuestiones, comprobamos que en todos ellos las temperaturas de germinación de las semillas de calabaza eran iguales o muy similares, señal de que son correctas.

En la siguiente tabla se muestran las temperaturas mínima, óptima y máxima del suelo en relación con la germinación de las semillas de calabaza

Temperatura del suelo / germinación semillas calabaza
Mínima Óptima Máxima
15 - 15.5 25 - 30 35
ⓘ Temperatura en grados Celsius o centígrados (°C)

A la luz de estos datos, deberíamos esperar a que la temperatura del suelo supere, al menos 15°C, ya que de lo contrario no nacerán las calabazas que sembremos.

Y mejor aún será sembrar cuando el suelo supere los 20°C, ya que la germinación será mucho más rápida y disminuirá el riesgo de que las semillas se pudran o sean devoradas por animales como roedores, pájaros, orugas, etc.

La temperatura del suelo se puede medir de forma bastante precisa introduciendo en la tierra un termómetro de cocina, de esos que constan de una varilla o sonda para meter en agua o en un pavo que se está cocinando.


Si no quieres o no puedes realizar estas mediciones, no siembres las calabazas hasta mediados o finales de primavera, a menos que vivas en un lugar de clima cálido y soleado durante todo el año.


Siembra directa o protegida

La calabaza, y las demás cucurbitáceas, no toleran los trasplantes a raíz desnuda pero sí cuando las plantas cuentan con un cepellón de tierra que alberga las raíces.

Esto supone que aunque lo ideal es sembrarlas directamente en el suelo —para evitar riesgos— también se puede realizar un semillero o almácigo, siempre y cuando este sea de los que cuentan con un hoyo por planta, como las bandejas de alveolos o macetitas individuales.


Siembra directa

Para el caso de la siembra directa, ya vimos cuando realizarla en función de la temperatura del suelo, por lo que dependerá mucho de las condiciones ambientales de cada lugar.

Además, hay que considerar también el riesgo de heladas, ya que la calabaza no las tolera, de forma que cuando las plantas emerjan las temperaturas nocturnas no bajen demasiado y las diurnas sean agradables.

Una fecha segura —en la mayoría de climas templados— para sembrar las calabazas de forma directa, es a partir de mediados de mayo, cuando ya es muy difícil que puedan producirse heladas y, si la primavera ha sido soleada, la temperatura del suelo será adecuada para la germinación.


En semillero

La siembra en semillero es ventajosa en aquellas regiones de primaveras frías que pasan, en cuestión de días, a un clima cálido y soleado. Así tendremos las plantas preparadas para trasplantar en cuanto las condiciones lo permitan, logrando que las calabazas ganen algo de ventaja.

Cuando sembrar la calabaza en semillero dependerá de las condiciones ambientales en el momento del trasplante, cuando las plantas tengan 2 o 3 hojas verdaderas. Tienen que haber cesado las heladas, las temperaturas diurnas ser agradables y los días luminosos.

En climas templados, la siembra se puede realizar de abril a mayo (octubre - noviembre en el hemisferio Sur), o incluso en marzo si no hay riesgo de heladas.


Y hasta aquí este artículo sobre las fechas de siembra de la calabaza. Recuerda que en función de la climatología de la región en la que vivas, pueden ser más tempranas —si el clima es cálido— o más tardías —si el clima es frío.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.