FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuándo se recogen las calabazas


Explicamos cuándo es mejor recolectar las calabazas, tanto si se desean maduras como verdes, y cómo distinguir fácilmente cuando están listas para cosechar.


Las calabazas, al igual que las sandías y los melones, no dan señales evidentes de que ya están maduras. No cambian prácticamente de color y, para el ojo inexperto, puede ser complicado saber cuando están listas para ser cosechadas.

Ciertamente la planta de la calabaza ―y también el fruto― sí que sufre algunos cambios apreciables cuando alcanza la madurez, así que vamos a aprender a distinguirlos, pero antes hablaremos sobre el estado de madurez en relación con la conservación de la calabaza.


Inmadura

Efectivamente, al igual que el calabacín, la calabaza se puede comer antes de que termine de madurar. Su sabor será menos intenso ―menos dulce― y su carne menos dura, al igual que su piel.

En este estado su sabor será más parecido al del calabacín, así que puede utilizarse perfectamente para hacer cremas y purés, ya sea sola o combinada con otras hortalizas.

Para recogerla inmadura, solo hay que esperar a que tenga el tamaño deseado y cortar el pedúnculo ―rabo― que la une al resto de la planta.


Madura

Si se desea que las calabazas se mantengan almacenadas en buen estado durante muchos meses, sin necesidad de congelarlas, han de recolectarse cuando terminen de madurar por completo.

Esto es tan importante porque solo cuando la maduración se completa, la piel de la calabaza se vuelve lo suficientemente dura como para resistir hasta medio año sin pudrirse.

Pero vamos a lo importante, ¿cómo distinguir cuando están listas para recoger?


Aspecto de la planta

La forma más sencilla de asegurarse de que las calabazas van a estar maduras, es esperar a que la planta se seque por completo ―o al menos en parte.

Las hojas tornarán de colo amarillento y se posarán sobre el suelo, quedando las calabazas más a la vista y de un color más vivo.

Este cambio suele ocurrir a lo largo del otoño, aunque depende de como sea el clima del lugar.


Pedúnculo del fruto

Si no se desea esperar a que toda la planta se seque, se puede revisar cada fruto individualmente para ver cuales de ellos están maduros.

La clave está en el aspecto del pedúnculo ―tallo o rabito― que une el fruto con la planta. Mientras esté verde, esa calabaza aún no estará completamente madura. En cambio, cuando se seque el pedúnculo ―color pálido― el fruto estará maduro.

Es importante conservar el pedúnculo unido al fruto cuando se recolecta la calabaza, ya que se ha comprobado que las que conservan todo el rabo ―o la mayor parte― se mantienen en mejores condiciones durante más tiempo.


CÓMO CULTIVAR CALABAZAS

Aquí puedes ver cuántas da cada planta y más cosas.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.