FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES PARTICIPA
Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación aceptas, sin reservas, nuestra política de cookies.

Cuántos calabacines da una planta

Aquí encontrarás información precisa sobre la cantidad de calabacines que puede producir cada planta así como de los factores que influyen en ella



Búsqueda personalizada



El calabacín es una de las hortalizas más productivas del huerto, puesto que una vez se ha desarrollado —y comienza a cuajar los frutos— puede entregarnos un nuevo calabacín cada 2 o 3 días y durante varios meses consecutivos, siempre que las condiciones le sean favorables.

Vamos a hablar primero sobre éstas condiciones que pueden determinar que no haya cosecha, que sea pobre o que sea excelente, ya que si preguntamos a varios horticultores cuántos calabacines producen sus plantas, seguramente no coincidan en la respuesta.


Factores que afectan a la producción

Como ocurre con la mayoría de las hortalizas —y en concreto con las cucurbitáceas— necesitan de temperaturas agradables para desarrollarse adecuadamente, florecer y madurar los frutos.

Precisan también de una buena iluminación por lo que si las plantas están demasiado juntas, si algún objeto les hace sombra o el clima es poco soleado, no se puede esperar la mejor producción posible. Los días largos y cálidos favorecen la aparición de flores masculinas, mientras que los días cortos y frescos inducen la formación de flores femeninas. Y ambas flores han de coincidir en el tiempo para que pueda producirse la polinización, de lo contrario los frutos no cuajan desprendiéndose de la planta.

Continuando con el párrafo anterior, la polinización es determinante para lograr que las plantas puedan cuajar en frutos la mayor cantidad de flores femeninas. Y una vez cuajado, en pocos días ya se podrá cosechar.

La disponibilidad de agua y de nutrientes en el suelo también es importante para que las plantas puedan dar el mayor número de calabacines posible. Tanto el fruto como la planta están compuestos principalmente de agua por lo que ésta ha de ser extraída primero del suelo. Si hay escasez el crecimiento se puede detener y las hojas marchitarse.

La competencia de la vegetación espontánea es otro factor resta productividad al cultivo.

Las diferentes variedades de calabacín también pueden ser más o menos productivas, debido a su genética particular y a la adecuación de ésta al ambiente de cada huerto.

El momento en el que cosechemos los calabacines también es importante para el rendimiento, puesto que si se dejan crecer mucho pueden pasar dos cosas: primero, cada calabacín consumirá un extra de agua y nutrientes que se ahorraría si lo cosechásemos antes, y segundo, si se deja que produzcan semillas, las plantas creerán que ya han logrado reproducirse y centrarán sus energías en madurar dichas semillas, en detrimento de los nuevos calabacines.

Por último, las plagas y enfermedades —especialmente éstas últimas— pueden infligir grandes daños a los calabacines, provocando retraso en el crecimiento, escasa producción, aborto de frutos o incluso la muerte de las plantas.


Estimación del número de frutos por planta

Como indicamos con anterioridad, depende mucho de las condiciones de cada cultivo, por lo que no tiene sentido dar una cifra exacta ya que nunca se cumplirá.

En condiciones normales, supongamos que cada 3 días cosechamos un calabacín de cada planta y que esto se repite durante 3 meses —incluso puede ser más tiempo—. Entonces tenemos que cada planta nos dará un total de 30 calabacines, dato es perfectamente posible aunque no siempre alcanzable.


Consejo!

Si cosechas los calabacines cuando miden entre 20 y 25 cm de largo o entre 4 y 6 cm de grosor, estarán más sabrosos, más tiernos y la planta producirá más cantidad que si se dejan crecer mucho.