FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo se siembra la berenjena


Descubre lo que necesitas saber, los materiales que tienes que reunir y los pasos que has de seguir si deseas sembrar berenjenas sin fracasar en el intento.


Para la siembra de la berenjena, es necesario realizar un semillero o almácigo protegido, a menos que la temperatura exterior supere los 20°C de forma constante. Estas condiciones quizás se puedan dar en algunos países de clima ecuatorial, pero no en el resto.


Condiciones de germinación

La berenjena necesita temperaturas de al menos 22 - 25°C para que sus semillas germinen y no se demoren demasiado. Para acelerar más el proceso, son mejores temperaturas de entre 24 y 29°C.

Con temperaturas inferiores a 15°C o superiores a 35°C la germinación no tiene lugar, por mucho que esperemos.

Por tanto, puesto que cuando se realiza la siembra en el exterior la temperatura suele ser menor que los valores óptimos, habrá que mantener el semillero dentro de casa o en un lugar climatizado. De lo contrario, las berenjenas podrían tardar mucho tiempo en germinar, o incluso no llegar nunca a hacerlo.


Cama caliente

Con este cultivo siempre es bueno considerar la utilización de una cama caliente para que la siembra ofrezca mejores resultados. De otra forma puede ser complicado lograr una buena temperatura, incluso dentro de casa.

Una cama caliente no es más que un lecho que desprende calor hacia el sustrato del semillero. Puede ser mediante una resistencia eléctrica que se pone en el fondo del semillero o bien —ya en el exterior— con una buena capa de restos vegetales y estiércol fresco, enterrada bajo un mini-invernadero. Al fermentar los restos vegetales se desprende mucho calor, que pasa por el sustrato haciendo germinar las semillas.


Materiales necesarios

- Semillas de berenjena viables y sanas.

- Sustrato para semilleros.

- Una bandeja de alveolos, maceta o recipiente de al menos 5 cm de profundidad.

- Pulverizador de agua o tela fina.

- Plástico transparente o tapa para poner sobre la maceta.


Proceso de siembra

Si se desea, se puede hacer una germinación previa en papel, algodón, tela, etc. como describimos en este artículo que explica cómo germinar semillas en papel.

Si hacemos la germinación previa, luego solo tendremos que pasar las semillas a macetas con sustrato para semilleros, para que sigan creciendo.

Supondremos que hemos comprado el sustrato para semilleros o que ya lo hemos preparado con anterioridad nosotros mismos.

Llenamos la maceta o recipiente con el sustrato para semilleros, apretando ligeramente con los dedos para compactarlo un poco.

Lo habremos regado previamente, si estuviera muy seco, a fin de que adquiera una textura suave, húmeda y esponjosa.

Dejamos 1 cm de la maceta sin llenar. Luego añadiremos más sustrato para tapar las semillas.

Colocamos grupos de al menos 3 semillas a intervalos regulares, de forma que queden espacios similares entre cada grupo y sus vecinos.

Debemos dejar unos 5 cm de espacio entre cada grupo de semillas.

Ponemos 3 semillas en cada grupo por que es posible que algunas no germinen. Haciendo un test de germinado previo podríamos utilizar menos semilla.

Vertemos un poco más de sustrato sobre las semillas, sin llegar a llenar la maceta del todo.

Habíamos dejado 1 cm de la maceta libre, así que lo llenaremos hasta la mitad. Ahora han de quedar al menos 5 mm sin sustrato hasta el borde superior de la maceta. Así nos aseguramos que las semillas no han quedado enterradas a más de 5 mm.

Llenamos el pulverizador con agua y regamos bien todo el sustrato.

Si no tenemos o no queremos usar pulverizador, cubriremos la maceta con una tela fina y regaremos a través de ella. Esto lo hacemos para evitar que el agua remueva las semillas, las deje en superficie o las cambie de lugar. Así nos aseguramos de que permanecen en su lugar.

Cubrimos la maceta con el plástico y la llevamos a un lugar cálido y luminoso.

El plástico es para reducir las pérdidas de agua por evaporación. Especialmente importante si ponemos el semillero dentro de casa, ya que el ambiente cálido y seco deshidrataría el sustrato rápidamente.

Cada dos días retiraremos el plástico para ventilar el sustrato y observaremos si alguna semilla está germinando.


Y si hemos hecho todo bien, solo tendremos que esperar y las berenjenas que sembramos nacerán en unos días.

Si quieres saber cuánto tiempo tarda en germinar la berenjena, lee este breve artículo que te dejamos en el enlace.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.