FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuándo plantar almendros


El almendro se puede plantar en diferentes épocas en función del estado o formato en que se encuentre la planta, del clima del lugar en el que va a crecer y de las condiciones en las que haya estado previamente, pero todo eso lo veremos a continuación.


En principio, el almendro se puede plantar siguiendo las mismas pautas ―también en cuanto a las fechas― que se emplean para la plantación de otros frutales de hoja caduca, siendo la brotación temprana la diferencia más significativa.

El almendro es de los primeros frutales en florecer, y esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de plantarlo en según qué circunstancias (clima, fecha, estado de la planta)

No obstante, el aspecto que más condiciona el momento de la plantación es el estado en el que se encuentra la planta, y que veremos a continuación.


A raíz desnuda

Este caso suele darse cuando el almendro que se va a plantar estaba arraigado en el suelo de otro lugar ―por ejemplo en el vivero―, y tiene que ser extraído de este y plantado en el lugar definitivo.

Al sacar la planta del suelo, las raíces se quedarán sin tierra ―desnudas―, por lo que el riesgo de que el almendro se seque antes, durante o después de plantarlo es más elevado.

Las raíces deben mantenerse húmedas en todo momento, lo que obliga a introducirlas en una bolsa de plástico o envolverlas con film hasta el momento de la plantación.

Puesto que el joven almendro perderá el contacto con la tierra durante algún tiempo, solo deberá plantarse a raíz desnuda en los meses en los que la planta no tiene hojas, es decir, desde mediados o finales de otoño hasta principios o mediados de invierno, en función del clima.

En resumen, el almendro a raíz desnuda se planta cuándo ha perdido las hojas: durante el otoño y la primera parte del invierno.


Con cepellón

Cada vez es más frecuente que las plantas se vendan arraigadas en un recipiente (maceta o saco) relleno con sustrato, lo que ofrece muchas ventajas, aunque también algún inconveniente.

Una de las principales ventajas es que la época de plantación puede extenderse a todo el año, si bien deben evitarse calores o fríos intensos, ya que las plantas no suelen estar aclimatadas a esas condiciones extremas. Las mejores estaciones son la primavera y el otoño.

¿Por qué un almendro con cepellón se puede plantar en "cualquier" momento? Pues si lo piensas, porque en realidad la planta no nota ningún cambio negativo en lo referente a la raíz. Simplemente se retira la maceta y se mete el cepellón en la tierra. Ahora la maceta es la tierra del suelo que contiene el cepellón, y que suele mantener mejor la humedad, por lo que es menos probable que la planta sufra de sequía.

En cambio, si en lugar de plantarlo en el momento, el almendro se deja en la maceta para esperar hasta el otoño siguiente, nos obligará a estar regando con frecuencia para que no se quede sin agua (las macetas la pierden muy rápido en verano), y aún así, seguramente sufra más estrés hídrico.


Evitar condiciones extremas

Ya lo comentamos. Con cepellón se puede plantar durante todo el año, pero es mejor evitar aquellas épocas en las que el clima puede ser muy duro, con heladas muy intensas o días de abrasador calor.

Incluso en esas condiciones desfavorables se puede plantar si se toman algunas medidas para protegerlo. En invierno cubrir con una malla antiheladas y en verano proporcionarle algo de sombra, con malla de sombreo o cualquier otra solución que tenga el mismo efecto.

En ambos casos, es conveniente aclimatar el almendro antes de plantarlo. Esto se puede hacer sacándolo al exterior de forma progresiva y cada vez en condiciones más duras: el primer día un par de horas cuando hace menos frío o calor, el segundo 4 y ya soportando algo las condiciones desfavorables, el tercer día 6 y así sucesivamente hasta el día de la plantación. Esto es solo un ejemplo, pero sirve para explicar cómo ha de hacerse.

A veces en otoño e invierno es muy frecuente que los almendros se hayan tenido expuestos durante algún tiempo en un lugar cálido y luminoso (por ejemplo un centro comercial), lo que puede provocar un adelanto en la brotación. Es muy importante observar el estado de la planta ―si se sabe o se sospecha que ha estado en uno de estos lugares―, y si se observa que las yemas están hinchadas o ya ha comenzado la brotación, no plantar en el exterior mientras exista riesgo de heladas.

Tampoco se debe plantar en el exterior sin antes aclimatarlo, si el almendro ha estado en un lugar poco luminoso o incluso a la sombra durante algunos días.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.