FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cuidados de la albahaca


Aunque no se trata de una planta especialmente exigente en cuidados, hay un par de ellos que es imprescindible conocer bien, puesto que si no tienen en cuenta puede significar la muerte de la albahaca.


Los cuidados que encontrarás en este artículo son importantes para el correcto desarrollo de la albahaca, ya sea en maceta o directamente en el suelo del huerto o jardín.

Te recomiendo que tengas especialmente muy en cuenta lo que se dice con respecto al frío, el riego y el control de "malas hierbas", por que son las tres cosas de las que nunca te debes olvidar con este cultivo.

Y cómo no podía ser de otra manera, empezamos con lo más crítico.


Protección frente al frío

➽ Daños producidos por una helada. Foto: UC Davis Postharvest Technology

Este es quizás uno de los cuidados más críticos, pues si no se lleva a cabo y ocurre una helada, la albahaca seguramente perezca irremediablemente.

Mientras exista riesgo de heladas, no se debe sembrar en el exterior, a menos que se proteja con un plástico de invernadero, manta antiheladas o similar.

Al final del artículo tienes un enlace hacia la página principal del cultivo del la albahaca, allí encontrarás información acerca de cuándo sembrar la albahaca para evitar el riesgo de heladas.


Fertilización

Es necesaria una fertilización de fondo cuando el suelo presenta carencias de algunos nutrientes o bajos niveles de varios de ellos, especialmente de los principales: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K)

Para mejorar la riqueza o equilibrio de nutrientes del suelo, se debe realizar la fertilización antes de la plantación, aportando preferiblemente abonos orgánicos.

Una vez que la fertilidad del suelo se ha restituido a niveles normales, es recomendable aportar abonos ricos en nitrógeno después de cada corte, para favorecer que la albahaca rebrote con fuerza y la producción de hojas sea mayor.

Una forma cómoda de hacerlo es con purin de ortiga, orina diluida u otros preparados orgánicos, o en último caso, fertilizante industrial a base de nitrógeno.


Riego

La albahaca no debe sufrir sequía en ningún momento a lo largo del cultivo, pero especialmente tras la siembra y el trasplante, cuando sus raíces apenas están desarrolladas o arraigadas en el terreno.

Desde que se efectúa la siembra, se debe mantener el suelo húmedo hasta la superficie de este, regando con tanta frecuencia como sea necesario, pero aportando en cada riego poca cantidad de agua, a fin de que no se produzcan encharcamientos.


Control de competidoras

Es importante intervenir para evitar que las hierbas que crecen de forma espontánea en el suelo se desarrollen más que la albahaca, sobre todo mientras que esta no alcanza su tamaño máximo.

En grandes cultivos fumigan con herbicidas para impedir que las adventicias se desarrollen, pero esto no está justificado en cultivos familiares o a pequeña escala, en los que es perfectamente posible realizar escardas periódicas, que además de eliminar las "malezas" mejoran la aireación del terreno y la penetración del agua de riego.

La escarda ―raspar el terreno con una herramienta adecuada― debe ser más regular mientras las plantas de albahaca son más pequeñas, y puede espaciarse un poco más a medida que se van desarrollando.

Entre los surcos ―o alrededor de plantas aisladas―, se puede recurrir al mulching orgánico para reducir el número de escardas, ayudando al mismo tiempo a mantener la humedad del suelo.



Cuidados de la albahaca en interior

Además de lo explicado anteriormente, que también ha de tenerse en cuenta para el cultivo en interior, hay que prestar mucha atención a la luz.


CUIDADOS DE LA ALBAHACA EN MACETA

Si la tuya está en maceta mira este artículo también.


En el interior de viviendas ―o incluso en patios o terrazas―, la luminosidad no suele ser muy buena o no se mantiene alta durante la mayor parte del día.

La albahaca necesita un ambiente luminoso ―si es posible varias horas de sol directo―, y nunca debe mantenerse totalmente a la sombra.


Situarla en una zona de la casa donde reciba sol durante algunas horas al día y claridad el resto, será suficiente para que crezca sin problemas.


CÓMO CULTIVAR ALBAHACA

Aquí tienes más información acerca del cultivo de la albahaca, desde la siembra hasta la recolección.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.