FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Ajo elefante


Ven a conocer a un auténtico gigante: el ajo elefante o ajo chilote, una planta excepcional que produce unas cabezas de ajo de incluso 10 cm de diámetro o más, que no cogen en la mano.


Un solo diente de ajo elefante

Se trata de un ajo poco cultivado, que a pesar de conocerse desde antiguo, no ha logrado dar el salto definitivo a los mercados y, por tanto, a la producción comercial en grandes superficies.

Su cultivo se reduce a huertos familiares y jardines de todo el mundo, ya que es una planta que llama mucho la atención por su gran tamaño, excelente sabor ―más suave que el del ajo común― y valor estético.

Además de ajo elefante, recibe los nombres de ajo chilote, ajo oriental, ajo blandino o ajo de cabeza grande, pero su verdadero nombre es el científico Allium ampeloprasum var. ampeloprasum.

En contra de lo que pueda parecer, el ajo elefante está más emparentado con el puerro Allium ampeloprasum var. porrum, que con el ajo común Allium sativum.


Origen

Parece ser que esta especie de ajo se originó en territorios de Europa y Asia central, desde Portugal hasta Irán, y no como alguna gente piensa: que surgió en la Isla de Chiloé en Chile.

Si hubiera aparecido primero en América, sería complicado explicar que se cultivara en Europa antes de la llegada de los españoles al continente americano. Todo parece indicar que el viaje del ajo elefante fue el contrario, y quizás se mantuvo su cultivo en la Isla de Chiloé al tiempo que se fue abandonando en los lugares de donde realmente parece provenir.


Características

Se trata de una planta monocotiledónea, de mayor tamaño que el puerro, el ajo común o la cebolla, con hojas anchas y largas, y un bulbo ―la cabeza del ajo― que puede alcanzar 10 cm de diámetro.

La cabeza suele estar formada por entre 4 y 6 dientes o bulbillos de gran tamaño ―como un huevo de gallina e incluso más― y un número variable de propágulos de resistencia.

Estos propágulos son unos pequeños bulbos con cubierta dura que pueden permanecer mucho tiempo sin germinar, y cuando lo hacen dan lugar a una planta de ajo elefante que no producirá bulbos para consumo hasta el segundo año.

La túnica ―piel― que recubre la cabeza es de color blanco y se rompe con facilidad, especialmente al final del cultivo, cuando los dientes del ajo terminan el engrosamiento. A su vez, piel que recubre los dientes es más amarillenta y resistente.

Las plantas de ajo elefante, llegando el momento, producen un tallo floral terminado por una inflorescencia con forma esférica, y flores rudimentarias de color blanco-rosado. Estas flores no suelen dar semillas y si las dan es muy probable que no tenga capacidad germinativa.

El periodo vegetativo de esta planta ―el tiempo durante el cuál se desarrolla― suele durar entre 200 y 240 días.


Requerimientos edafoclimáticos

Muy similares a los del ajo común, si bien parece desarrollarse mejor que este en climas con inviernos poco fríos ―como los costeros de las zonas templadas― en los que el ajo común no se desarrolla con tanto vigor por la escasa duración del periodo frío.

Resiste muy bien las bajas temperaturas ―cercanas a 0℃― en las primeras etapas del cultivo, por lo que esto no es un problema para la siembra temprana en zonas frías, siempre que la tierra no se congele.

Por tanto, se pueden resumir los requerimientos en: días cortos y frescos desde la nascencia hasta el inicio de la bulbificación, y días largos, secos y cálidos en la fase final de engorde del bulbo.

En cuanto a las precipitaciones, escasas, el exceso de agua le perjudica, especialmente al final de cultivo.

No es muy exigente en suelos, siempre que estos no sean muy pesados y drenen bien el exceso de agua. Los prefiere de ligeramente ácidos a neutros.

Al final del preste artículo tienes un enlace hacia una guía de cultivo del ajo que puedes aplicar perfectamente al elefante.



Cultivo

De nuevo se pueden aplicar los conocimientos y prácticas requeridos para el cultivo del ajo común.


Época de siembra

Se ha de sembrar lo más pronto posible, a fin que que brote rápidamente y disponga de una larga temporada de desarrollo vegetativo, que suele terminar cuando las temperaturas y el número de horas de luz suben por encima de un umbral.

Se debe sembrar con preferencia a principios de otoño, a menos que el clima lo impida por lluvias intensas, nieve, etc.


Distancia entre plantas

Hay sembrarlos a mayor distancia que en el caso del ajo común, pues como ya se ha dicho, las plantas y los bulbos alcanzan un tamaño muy superior.

Un buen marco de plantación para este ajo es de 50x15, es decir, 50 cm entre líneas y 15 entre plantas en una misma línea.


Cuidados

Los dos cuidados principales han de ser el control de las hierbas competidoras y el manejo adecuado del riego, en caso de que el clima lo requiera.


Control de adventicias

En este sentido son muy beneficiosas las escardas, ya que además aflojan la tierra y permiten una mejor aireación de las raíces.


Riego

En climas húmedos los riegos no suelen ser necesarios durante el otoño, invierno y la primavera, e incluso durante parte del verano. Hay que regar solo cuando se observe que la tierra se está secando demasiado y evitar hacerlo antes de la recolección.


Plagas y enfermedades

Al igual que el ajo y el puerro, no suele presentar muchos problemas sanitarios siempre que los bulbos de siembra estén sanos y el manejo del cultivo sea adecuado, especialmente en lo que se refiere al agua.

En climas lluviosos conviene plantarlos en lo alto de caballones para evitar los encharcamientos que se pueden producir a nivel de suelo, especialmente si este no drena bien el agua.

No existe mucha información técnica respecto de las plagas y enfermedades específicas del ajo elefante, pero se entiende que puede padecer las mismas que el ajo común o el puerro.

En nuestra experiencia con este cultivo a pequeña escala no observamos afección de plagas ni enfermedades, en un clima fresco y húmedo, como es el la costa de Galicia.

Al igual que con el ajo común, quizás sea buena idea prestar atención a la aparición de la roya a finales de primavera ―en nuestro caso no se vio afectado, mientras que el común sí.


Cosecha

Es importante realizar la recolección en momento adecuado, puesto que de lo contrario la conservación de los ajos se puede ver perjudicada.

Cuando se observe que la mitad de las hojas están secas se puede proceder a arrancarlos, dejándolos sobre el suelo ―si no llueve― unos días para que terminen de secarse al sol. Solo se deben almacenar cuando las hojas estén completamente secas.

Como ya se ha mencionado, cada planta dará entre 4 y 6 dientes por cabeza, pero solo si procede a su vez de un diente. ¿Qué? Si, a diferencia del ajo común, el elefante se puede sembrar a partir de dientes y de propágulos o hijuelos. Si se siembran estos propágulos, el resultado serán bulbos con un solo diente, que si luego ese diente se siembra al año siguiente, ya podrá producir entre 4 y 6.


CÓMO CULTIVAR AJOS

Aquí tienes una guía completa sobre el cultivo del ajo que se puede aplicar al ajo elefante.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.