FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Germinar aguacate


Mira lo fácil que es germinar un hueso o semilla de aguacate para obtener en pocas semanas una joven planta que quedará muy bien en tu jardín o terraza y después de unos años podrá dar frutos.


Evidentemente, nos referimos a germinar una semilla de aguacate, esa gran bola que encontramos dentro del fruto, y que lejos de tirarla a la basura, podemos obtener a partir de ella nuestro propio aguacatero, ya sea como experimento, con intención de que produzca frutos o como árbol decorativo para el jardín.

Te voy a mostrar dos posibles formas realizar este proceso. Ambas han sido probadas por mi y puedo asegurar que funcionan, pero esto no quiere decir que no se pueda hacer de otra manera.


Germinación en agua

Este es una de las formas más rápidas de germinar el hueso de aguacate, y además no necesita nada que no tengas en casa.

(Más abajo encontrarás un vídeo)


Apunta! Necesitas...

- Un vaso corriente, pero que sea transparente

- Palillos de dientes

- Agua limpia (mejor sin cloro). Si lo tiene déjala reposar un día o hiérvela.


Estoy seguro de que tiene a mano ―o puedes conseguir fácilmente― esas tres cosas, así que seguimos adelante.


Proceso

Antes de explicar cómo hacerlo, tienes que tener en cuenta que la semilla de aguacate debes extraerla de la fruta en el momento o justo antes de comenzar este proceso de germinación.

Es importante que la semilla no se haya secado ―como se hace con otras para conservarlas―, ya que es muy probable que no germine.

Dicho esto, empezamos!


Extrae y limpia el hueso. Abre el aguacate como lo harías normalmente, extrae la semilla ―con cuidado de no dañarla―, y límpiala bien, retirando los restos de pulpa y lavándola con agua.


Pon agua en el vaso. No lo llenes del todo, y a que subirá el nivel de agua al introducir el hueso en ella.


Clava los palillos en la semilla. Toma 4 palillos y ve clavándolos ligeramente alrededor del hueso de aguacate, formando una cruz en la zona media de este.

Es importante que el hueso quede con el "pico" ―la zona más puntiaguda― hacia arriba y el "culo" ―la zona plana― hacia abajo.


Pon la semilla dentro del vaso. Tiene que quedar sumergida la mitad inferior del hueso, mientras que la superior ―el pico― debe quedar fuera del agua. Para lograrlo, quizás tengas que quitar o añadir agua.


Siguiendo los 4 pasos anteriores, la semilla de aguacate germinará en unas cuantas semanas, pero entretanto debes estar atento para proteger el proceso. ¿Cómo? A continuación te lo explico.


Ya tienes la semilla dentro del vaso con agua, pero ahora tendrás que hacer lo siguiente:

☛ Pon el vaso en un lugar cálido y luminoso, por ejemplo dentro de casa al lado de una ventana.

Cambia el agua con frecuencia ―al menos una vez por semana― para evitar que aparezcan microorganismos indeseables que podrían estropear la semilla.

Controla el nivel del agua y añade más si ves que ha bajado.

Espera pacientemente ―unos 30 días― hasta que veas que el hueso se agrieta y aparecen raíces en la parte sumergida.

Mantenlo en el vaso otros 30 días más hasta que aparezcan las primeras hojas y el tallo comience a crecer hacia arriba.







Trasplante

A los dos meses ―más o menos― de haber introducido en hueso en el agua, tendrás una joven planta de aguacate, con sus raíces, tallo, hojas y, muy visible aún, lo que queda de la voluminosa semilla, que estará dividida en dos mitades.

Ahora tienes que decidir qué quieres hacer con la planta. Si solo era un experimento, puedes dejarla en el vaso para ver que pasa, pero si quieres que se desarrolle como el árbol que es, tienes que pasarla a una maceta con sustrato.

Elige una maceta profunda ―puedes hacerla con una botella grande―, llénala de sustrato para semilleros ―o tierra si no quieres comprarlo―, y planta el joven árbol en ella. Pero espera, hay que hacerlo de una forma especial que ahora paso a contarte.

Es muy importante que la parte del hueso que estaba fuera del agua ahora quede encima de la tierra.

No trates de retirar los palillos, ya que puede romperse el hueso y la planta con el esfuerzo. Si quieres puedes cortarlos con una tijera.

Trata de que las raíces queden estiradas y algo separadas unas de otras. Si ves que son muy largas, es mejor que pongas solo un poco de tierra en el fondo de la maceta, sostengas la planta a la altura que debe quedar y vayas aportando más tierra poco a poco hasta llenarla.

Termina el trasplante regando bien la maceta para que se asiente la tierra.

¿Te ha parecido complicado este método? Espero que no porque no lo es. ¿Y si te digo que hay otro más sencillo? Sigue leyendo...


Germinación natural

Hace un par de años, cuando germiné mi primer aguacate, estaba contento de que todo saliera bien siguiendo el método de los palillos y el vaso de agua, pero luego pensé: ¿quién le pone los palillos en la naturaleza? Exacto! Nadie...

Convencido de que debería de germinar igualmente sin tanto cuidado ―ya que tuvo que hacerlo así para llegar hasta nuestros días―, hice lo siguiente:


➭ Tome un hueso de aguacate, lo limpié y lo introduje hasta la mitad en una maceta con tierra.


Y me olvidé de él, como si el proceso estuviera ocurriendo en plena naturaleza. En realidad no fue del todo así, ya que tuve que regar la maceta alguna vez cuando no llovía y veía que la tierra se estaba secando.

Si lo hubiera puesto en el suelo quizás tampoco tendría que regar, ya que se conserva mejor la humedad. Pero cuando llovía, pasaban semanas enteras sin ir a ver como estaba.

Tanto fue así que un día que pasaba por allí me llevé una sorpresa. En la maceta ―además de hierba― había nacido un arbolito de aguacate que ya tenía 20 cm de alto y parecía muy sano.


CUIDADOS DEL AGUACATE

Ten en cuenta esto si plantas el aguacate en la tierra para que se desarrolle como árbol.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.