FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Especies de ácaros plaga de los cultivos

Éstas son algunas de las especies de ácaros que causan daños en frutales y hortalizas de nuestro huerto o jardín


Búsqueda personalizada

Araña blanca o micro-ácaro (Polyphagotarsonemus latus)



Se trata de ácaros de pequeño tamaño (menos de 0.2 mm), solo visibles a través de una lupa o microscopio. Son de color amarillento y las hembras, en estado adulto, presentan una línea oscura en el dorso, más ancha por uno de sus lados. Suelen poner sus huevos en la superficie de la fruta o de las hojas, en pequeñas depresiones naturales. Los huevos de la araña blanca son ovalados presentan bultos redondeados y dispuestos de forma concéntrica. 

Su presencia se ve favorecida por la existencia de condiciones de temperaturas suaves y alta humedad, como las que se dan en el interior de invernaderos o en zonas costeras. Se desarrollan bien entre los 14 y los 30 ºC. En condiciones de mayor frío o de calor intenso y tiempo seco no prosperan.

Pueden llegar a nuestro huerto transportandos por el viento o, muy comúnmente, adheridos al cuerpo de moscas blancas, pulgones alados y trips.

Puede atacar gran variedad de plantas. Pimientos, melones, camelias, limoneros, naranjos, vid, etc.

Cuando eclosionan las larvas del micro-ácaro, comienzan a alimentarse de los frutos y hojas jóvenes. Los daños en la fruta cicatrizan dejando manchas opacas blanquecinas en la superficie de la cáscara, especialmente en cítricos. Además de las heridas ocasionadas, liberan sustancias tóxicas para la planta que agravan los efectos dañinos. En las hojas jóvenes o brotes producen el curvado de éstas hacia el interior (abarquillamiento), debido a que desarrollan su actividad en el envés de éstas.  Este síntoma puede confundirse con exceso de nitrógeno, deficiencia de boro, fisiopatías o con la aplicación de glifosato. No obstante, si el daño ha sido producido por la araña blanca, se observan bultos en la superficie de las hojasmanchas oscuras de tejido muerto y flores deformadas.

La prevención es la manera más eficaz de luchar contra la plaga de araña blanca. Si sabemos de su presencia en los alrededores o en años anteriores, debemos estar atentos a la llegada de los insectos portadores a nuestro huerto o jardín. La utilización de cintas amarillas y azules es un buen método para monitorizar la llegada. El tratamiento curativo de la plaga de áraña blanca se lleva a cabo mediante la utilización de enemigos naturales (ácaros depredadores como Amblyseius californicus) y a la aplicación de sustancias acaricidas. La aplicación de azufre mojable a razón de 3.5g/L suele dar buenos resultados y se evita la utilización de químicos de síntesis.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.