FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Qué son los bulbos


Explicamos qué son los bulbos y para qué sirven, qué características tienen y ponemos algunos ejemplos de plantas bulbosas muy conocidas, tanto en alimentación como en jardinería.


➽ Bulbo de cebolla brotando

Se trata de órganos subterráneos que las plantas utilizan como reserva de nutrientes.

En realidad los bulbos no son más que la base de las hojas de las plantas bulbosas, y tienen la capacidad de aumentar de grosor.

Estas plantas suelen ser originarias de zonas donde el clima fluctúa mucho a lo largo del año. Al almacenar reservas en el bulbo pueden perder las hojas durante el invierno y brotar de nuevo en primavera, cuando las condiciones sean adecuadas para que la planta se desarrolle de nuevo.

Por tanto, los bulbos tienen también una función reproductiva, ya que permiten a la planta propagarse a lo largo del tiempo. Se trata de una forma de reproducción asexual, es decir, siempre es la misma planta que se contrae formando el bulbo y luego vuelve a resurgir de él.


Características

Los bulbos están formados por las siguientes partes:

- Catáfitos o capas: son la parte baja de las hojas que se engrosan cuando la planta almacena nutrientes en ellas.

- Disco o platillo basal: es una zona con forma circular que se encuentra por debajo del bulbo, entre este y las raíces.

- Túnica: es la envoltura exterior del bulbo, una capa fina que lo protege evitando que se deshidrate.

- Vástagos o yemas: parten del disco basal, al igual que las raíces, y tienen la capacidad de formar nuevas hojas o el tallo floral.


Algunos bulbos poseen yemas laterales que dan lugar a bulbillos que crecen en el exterior del bulbo principal, y que también tienen la capacidad de brotar y crecer separados de la planta madre.

Los bulbos puede ser tunicados ―con las características ya descritas― o escamosos, en cuyo caso las capas se superponen de forma escalonada, como las escamas de un reptil.


Diferencia entre bulbo y tubérculo

➽ Tubérculos de patata

Como ya se ha dicho, el bulbo es un engrosamiento de la base de las hojas y está formado por capas, mientras que el tubérculo es un engrosamiento de un tallo subterráneo y suele ser compacto.

A diferencia de los bulbos, los tubérculos poseen las yemas en la superficie ―en la piel― y en el interior están formados por una masa sólida y homogénea de sustancias de reserva.

En la imagen adjunta se pueden observar varios tubérculos de patata, en este caso de color amarillo, aunque pueden ser de diversos colores, formas y tamaños.


Ejemplos de bulbos

La cebolla es el bulbo más popular, ya que está presente en todos los hogares y en muchos platos alrededor de todo el mundo.

El ajo forma también un bulbo, aunque este es particular, ya que interiormente está formado por varios dientes que a su vez son también bulbos.

El puerro, en cambio, engrosa levemente la base de sus hojas pero casi no se aprecia la forma redondeada del bulbo, ya que el engrosamiento continua verticalmente formando un cilindro.

Otros ejemplos de plantas bulbosas son algunas flores como el crocus, el narciso, el gladiolo, la dalia, la freesia, la begonia, el jacinto, el iris, el lilium, el tulipán o el muscari.


MÁS PLANTAS QUE SE REPRODUCEN POR BULBOS

En este otro artículo tienes más ejemplos de plantas de bulbosas./p>

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.