INICIO FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES COMUNIDAD DEL HUERTO PARTICIPA

Mesa de cultivo con palets

Mira como puedes fabricarte tu propia mesa de cultivo utilizando madera de palets que puedes conseguir gratis en cualquier almacén



La madera de los palets estándar suele tener unas dimensiones muy adecuadas para fabricar una mesa de cultivo de más de 1 metro de largo por 80 cm de ancho, 25 cm de profundidad y, como en este caso, con dos niveles a distinta altura.

Nosotros optamos por este tipo de mesa pero cualquier opción es buena siempre que tenga una profundidad adecuada a las raíces de las plantas. Hay que tener en cuenta que cuanto mayor volumen de tierra tenga menos tendremos que regar y más estables vivirán nuestras plantas.


Materiales y herramientas necesarios



1. Palets de madera -suelen ser de pino-. Cuantos más tengamos mejor pero con uno solo también nos podemos apañar aunque la mesa quedará mucho más reducida. Son mejores los de 1 x 1.20 metros pero si tenemos otros no pasa nada.

2. Clavos o puntas. De unos 3 o 4 cm de largo y unos 2 mm de diámetro es suficiente. Los que trae el palet se extraen con mucha dificultad por que suelen ser roscados, pero también servirían.

3. Plástico o malla negra de agricultura.

4. Martillo

5. Sierra de mano o eléctrica. Para cortar madera.

6. Sierra para metal. Es posible que necesitemos cortar los clavos del palet para no romper las tablillas al intentar sacarlos.


Fabricación de la mesa paso a paso



Antes de nada, decir que esta solo es la forma que nosotros elegimos para hacer la mesa con lo que teníamos a mano. Cualquier otra manera es perfectamente válida e incluso puede ser mejor que ésta.


1. Deshacemos el palet o palets sacando los clavos, si podemos. Si no es posible, separamos ligeramente las tablas para introducir la sierra de metal entre las maderas y cortar los clavos.

2. Colocamos las maderas por tamaños en el suelo para hacer inventario de lo que tenemos. A un lado las tablillas y a otro los listones. Así también nos hacemos una idea de lo grande que podemos hacer la mesa. El largo máximo de la mesa nos lo dará la longitud de las tablillas. El ancho puede ser igual al largo, la mitad de éste -para ahorrar material y hacer la mesa más robusta- o cualquier medida intermedia.

3. Colocamos dos listones en el suelo, paralelos entre sí y separados a una distancia igual al largo de las tablas.

4. Tomamos una tabla y la colocamos perpendicular a los listones, centrada y al comienzo de éstos. Será la primera tabla del lateral. La clavamos a los listones con dos clavos en cada lado y dejando que sobresalga una distancia igual al espesor de las tablas.

5. Calculamos cuantas tablas como la anterior nos hacen falta para cerrar completamente la mesa por los dos lados largos -y el fondo si lo cerramos por completo- y las reservamos.

6. Con las tablas restantes cerraremos los lados cortos así que tenemos que comprobar si tenemos suficientes. Si tenemos pocas, lo ideal es cortarlas al medio para que de cada una salgan dos.

7. Clavamos las tablas alrededor de los listones para cerrar los laterales de la mesa por todos sus lados dejando el fondo para el final.

8. A continuación cortamos 4 trozos iguales de tablilla de al menos 30 cm de largo, dejando el corte a 45 grados en ambos lados y en sentidos opuestos. Serán los refuerzos en escuadra que colocaremos en las esquinas, entre cada listón y la base de la mesa. Los reservamos para el final.

9. Una vez tenemos la mesa conformada la colocamos boca abajo para construir el fondo de la misma. Si no tenemos tablas suficientes para cerrarlo por completo, podemos clavar las que tengamos de forma concéntrica de manera que quede el mismo ancho por todos los lados y, obviamente, un agujero rectangular en el centro. No pasa nada! Como pondremos un plástico o malla forrando el interior de la mesa, aunque no tenga el fondo cerrado por completo, la tierra no se caerá.

10. Terminado el fondo, colocamos los refuerzos en escuadra en su sitio y los clavamos al menos con dos clavos en cada extremo. Este paso es muy importante para la fortaleza de la mesa.

11. Ponemos de pie la mesa sobre una superficie plana y comprobamos si las patas asientan bien. Si no es así, tendremos que rebajar lijeramente la pata o patas que hayan quedado más largas para igualarlas con las demás.

12. Es el momento de tomar el plástico o la malla y colocarla sobre la mesa. Deberá sobresalir al menos 40 o 50 cm por el borde de la mesa de cultivo ya que, tendremos que darle la forma y doblar el borde para reforzarlo. Poco a poco vamos empujando la malla con la mano hacia el fondo de la mesa y, doblando el borde superior, lo clavamos a la madera con un clavo o una grapa. Debemos hacer esta operación en todo el contorno.

13. Ahora es el momento de eliminar pequeños desperfectos que tengan las esquinas de la mesa de cultivo, limar rebabas y dar algún producto protector de la madera, aunque no es necesario.

14. Si la malla que colocamos en el fondo no es permeable al agua o si hemos utilizado un plástico, debemos practicar una serie de orificios por la parte de abajo para que el agua de riego sobrante se evacúe.


En este vídeo del canal Robert Huerting se detalla el proceso de montaje que, aunque ligeramente diferente al propuesto, da una idea de cómo afrontar el trabajo.


Búsqueda personalizada


Síguenos




Suscríbete

Recibirás en tu email todas las novedades de MundoHuerto



Utensilios y herramientas caseras para el huerto