FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo atraer abejas


Estas son las plantas que hemos comprobado su eficacia para atraer abejas al huerto o jardín, y que si hay abejas cerca vendrán a ellas siempre que estas estén en flor.


Las abejas son animales magníficos en muchos sentidos, pero quizás una de sus características más importantes es que son unas grandes polinizadoras.

Cada abeja visita miles de flores en busca de néctar y polen ―de los cuales se alimentan―, y como consecuencia de esa actividad, su cuerpo queda impregnado de polen que van llevando de flor en flor, permitiendo que se produzca la fecundación de estas y, gracias e ello, la formación de frutos y semillas.

La polinización es una actividad importantísima para que las plantas puedan reproducirse y continúen poblando el planeta. Además, la mayoría de los frutos que consumimos dependen directamente de ella.

Si has llegado hasta este artículo, seguro que ya conocías la importancia que tienen las abejas para el medio ambiente y, dentro de este, para el huerto y el jardín, así que vamos a ver cómo atraerlas a nuestras plantas.


Abejas en declive

Antes de ver cómo hacer que vengan a nuestro huerto o jardín, debemos saber si están presentes en el entorno próximo de este, puesto que las abejas no suelen recorrer distancias mayores de 3 km en busca de flores.

¿Cómo saberlo? Pues con la observación. En los días soleados de primavera, alrededor del mediodía, deberían poder verse sobre las flores.

Es más probable encontrarlas en aquellas plantas que hayan comenzado a florecer hace poco, ya que las que lleven un tiempo florecidas puede que ya las hayan explotado con anterioridad y no las visiten más aunque aún tengan flores.

Sal a pasear por el campo varios días y fíjate en las flores que veas, a ver si hay alguna abeja. Cuando hace calor también se las puede ver en la orilla de cursos de agua limpia.

Si no hay ningún colmenar cerca ―a menos de 3 km―, lo más probable es que encuentres abejas solitarias en lugar de abejas melíferas, pero como polinizadoras para tu huerto o jardín también son buenas.


Plantas que las atraen

En internet puedes encontrar listas de plantas que, según se afirma, son atrayentes naturales para las abejas ―en realidad toda flor lo es.

En este artículo te hablaremos de las que nosotros tenemos la certeza de que son un imán para ellas, porque lo vemos a diario en nuestra finca.


Frambuesa

En nuestro huerto tenemos 3 hileras ―unas 30 o 40 plantas― de frambuesas rojas que florecen desde finales de primavera hasta mediados de verano y algo en otoño.

Cuando están en floración son un auténtico hervidero de abejas y abejorros. Se pasan el día de una flor a otra, porque las frambuesas van floreciendo poco a poco y todos los días hay flores nuevas que no visitaron el día anterior.

La frambuesa tiene flores poco vistosas, así que es de suponer que emiten algún aroma que las abejas pueden captar en el aire y que les llegue a través del viento.

Parece ser que estas flores poseen una gran cantidad de néctar ―uno de los alimentos básicos de las abejas―, por lo que es comprensible que las visiten con tanta frecuencia.



Zarzamora

Con esta planta silvestre ―también existen variedades domesticadas― ocurre algo parecido que con las frambuesas, de hecho son parientes.

Siempre se suelen ver abejas y abejorros ―si las hay cerca― en las flores de las zarzas, pero lo malo es que suelen estar en floración durante poco tiempo así que rápidamente las abandona y se van a otro lugar.

Suelen florecer en pleno verano, en muchos lugares en el mes de agosto o finales de julio.


Romero

El romero es un arbusto muy aromático, cuyo olor es bastante intenso y sus pequeñas pero numerosas flores azuladas, suelen ser visitadas por las abejas.

Este arbusto florece a finales del invierno, justo cuando las abejas comienzan su actividad después de la hibernación. Su fragante aroma y el hecho de que pocas plantas ―o ninguna― se encuentre en floración en esa época del año, hace que sea un imán para las abejas y otros insectos que se alimentan de las flores.

Si en un día soleado no hay abejas en el romero florido, esto puede significar dos cosas: no hay abejas cerca o aún no han comenzado a buscar néctar y polen.

Esto último puede darse en climas fríos, pero en los templados y cálidos, el romero debería atraer abejas a sus flores siempre que las condiciones sean buenas y haya abejas, que por desgracia cada vez quedan menos.



Familia de las coles

La primera abeja que vi a finales de invierno estaba visitando las amarillas y tan numerosas flores de una planta de brócoli que se había espigado antes de poder cosecharla.

Seguramente llegó atraída por el colorido tan contrastado con el resto del paisaje, ya que esas flores no son muy aromáticas, al menos para los humanos.

Quizás llegó a estas flores porque no encontró nada mejor en las proximidades, pero lo cierto es que se vio atraída por ellas.

El repollo, la coliflor, la mostaza, la colza, los nabos y otras plantas de la misma familia tienen flores similares que también son atractivas para las abejas, especialmente porque suelen florecer cuando no suelen verse flores en el campo.


Además de las anteriores, la lavanda es otra buena candidata aunque no podemos confirmarlo porque en nuestro huerto aún no ha florecido.


Atraer abejas a una colmena

Si el objetivo es atraer un enjambre de abejas para que se establezca en una colmena vacía y poder cosechar algo de miel, las plantas aromáticas no funcionan.

En este caso, lo mejor es instalar una colmena vacía con sus respectivos cuadros y colocar al menos uno de ellos con cera vieja ―que haya sido usada por otras abejas.

Si se produce un enjambre y pasa cerca, es muy probable que acabe metiéndose dentro de la colmena, aunque por desgracia cada vez se ven menos enjambres naturales, así que es bastante difícil que ocurra a menos que haya un colmenar muy poblado cerca.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.