FUNDAMENTOS AUTOSUFICIENCIA CULTIVOS LABORES CALENDARIOS

Cómo ahuyentar abejas sin matarlas


Explicamos cómo se pueden presentar las abejas cerca de casas, jardines o centros de trabajo, por qué puede acudir a estos lugares, cómo evitar que vengan y cómo actuar para retirarlas de forma segura.


Antes de ver cómo actuar en el caso concreto de las abejas, tenemos primero que estar seguros de que estamos precisamente ante estos insectos y no otros, ya que todos no tienen el mismo comportamiento ni se deben tratar por igual.


Distinguir abejas de otros insectos

La cultura popular a veces transmite a través de los programas y productos de entretenimiento una imagen errónea de la abeja, tanto en su aspecto general como en su peligrosidad y carácter.

Muchas personas poco familiarizadas con este insecto, pueden confundirla fácilmente con moscas, avispas, abejorros y otros animales de aspecto relativamente similar.

Existen especies de abejas que viven de forma solitaria y otras que son sociales, formando grandes colonias de miles de individuos, como por ejemplo la abeja melífera.

En general, una abeja se distingue de otros insectos similares en lo siguiente:

- Tiene colores poco llamativos, predominando el negro o tonos marrón claro o grisáceo.

- Su cuerpo está recubierto de pelos cortos que se pueden apreciar a simple vista.

- Tamaño entre 1.5 y 2 cm y cuerpo bien proporcionado.

➽ Comparación entre abejas y avispas (Tamaño proporcional a escala: Apis melifera = 1.5 cm)

Otros insectos que suelen confundirse con abejas son los abejorros, distinguibles por su cuerpo muy redondeado, muy peludo y por tener una franja gruesa de color blanco que no tienen las anteriores.

Como puedes ver en la fotografía anterior, las abejas son las que aparecen a la derecha del todo, y especialmente la que se encuentra en medio de las otras dos, que es la abeja melífera. Existen otras especies de abejas solitarias, pero no son muy abundantes ni problemáticas.

Ahora que ya podemos distinguir unas de otras, sigamos hablando de las abejas. Si has visto que se trata de avispas y no de abejas, no te preocupes que también te servirá este artículo para ahuyentarlas.


Por qué vienen las abejas a mi casa o jardín

Las abejas salen de su colonia para buscar alimento, agua y otras sustancias que necesitan y que extraen de las plantas, o un nuevo refugio donde fundar otra colonia.

En general, cuando están buscando alimento, agua y otros productos, no suelen alejarse más de 3 kilómetros de su nido, y normalmente es raro que pasen de 1.5 km si encuentran lo que necesitan a menos de esa distancia.

Veamos estas 4 cosas en detalle.


En busca de alimento

El alimento de las abejas es de dos tipos: néctar y polen. Ambos se producen en la mayoría de las flores, y a veces en otras partes de algunas plantas.

El néctar es lo que les da energía para poder vivir ―como nuestros hidratos de carbono―, por lo que es la principal fuente de alimento. Es esencialmente agua con azúcares y otras sustancias nutritivas.

En cambio, el polen son granos que se producen en los órganos masculinos de las flores (anteras) y que son ricos en proteínas que las abejas necesitan para alimentar sus larvas en crecimiento, y así poder mantener o aumentar su colonia.

Por tanto, allí dónde haya plantas atractivas para las abejas, habrá abejas trabajando en ellas, siempre que cerca exista alguna o varias colonias.


En busca de agua

Otra cosa que las abejas necesitan es el agua, ya que la utilizan para refrescar la colmena y para procesar sus alimentos.

Si tenemos una fuente o estanque en el jardín o cerca de casa, es muy probable que las abejas acudan a ella, si no tienen otra más cerca de su colonia.


En busca de un nuevo hogar

Una de las causas por las que las abejas invaden en masa espacios donde habitan personas, es la enjambrazón. Es fenómeno natural suele producirse en épocas de buen tiempo, y se debe a una división de la colonia madre. Parte de las abejas se quedan en la colonia y otras ―junto con una reina― la abandonan para buscar otro lugar dónde formar una nueva colonia.

Mientras no encuentran un lugar apropiado, pueden formar una masa colgante de un árbol, pared, cornisa, balcón o incluso sobre el suelo.

¿Quiere decir que si viene un enjambre de abejas a mi jardín se va a quedar? No necesariamente. Puede que solo estén de paso, esperando a que las exploradoras regresen con la ubicación de un refugio adecuado. Entonces todas partirán.

Por ello es importante que en las viviendas, garajes, etc. no haya orificios ni grietas en la pared que den acceso al interior de tabiques, cámaras de ventilación, hueco de las persianas o falsos techos, ya que esos espacios amplios y cerrados suelen ser del agrado de las abejas, especialmente si ya hubo una colonia establecida en el mismo lugar.


Evitar que vengan

Para ahuyentar, o mejor dicho, tratar de impedir que las abejas se acerquen a nuestra casa, jardín, lugar de trabajo, etc:

- No plantar flores y otros vegetales que las atraigan al ser ricas fuentes de alimento para ellas. Si se observa que vienen por el agua, habría que evitar dejarla descubierta.

- Evitar dejar líquidos azucarados en el exterior o que estos se viertan en el suelo u otros lugares. Las abejas puede venir a recogerlos.

- Investigar si hay alguna colonia de abejas viviendo en algún hueco cercano: muros, techos, árboles huecos, etc, y si la hubiera llamar a un apicultor o a las autoridades para que la retiren.

- Averiguar también si en el pasado hubo algún nido en el lugar, ya que las abejas suelen volver a ocupar el espacio que dejaron otras.


Pero si ya han llegado, te vamos a mostrar a continuación dos situaciones que pueden darse y cómo salir de ellas.



Cómo "eliminar" un enjambre de abejas

➽ Enjambre posado en una rama de un árbol.

Nunca se debe eliminar un enjambre de abejas a menos que no quede otra opción, ya que si se trata de la abeja melífera estaremos contribuyendo más aún a su declive, que ya es muy acusado.

Recordemos que un enjambre es una agrupación numerosa de abejas que se ha posado en algún lugar ―están todas en el exterior― y que aún no tiene hogar definitivo.

En estos casos, para evitar que el enjambre se establezca en cualquier agujero que encuentre, hay que llamar rápido a un apicultor ―las personas que se dedican a cuidar abejas y producir miel―, que estará encantado de acudir a recogerlo, ya que para él es algo muy valioso.

En caso de que no se localice ninguno, se puede llamar a emergencias o a los bomberos, y ellos verán qué hacer. En ningún caso debe molestarse el enjambre ni tratar de cogerlo a menos que se tenga experiencia haciéndolo.

La captura de un enjambre suele ser un proceso rápido y seguro, ya que las abejas suelen estar concentradas en un único racimo.


Nido con panales en casa

Esta es la peor situación, puesto que en este caso las abejas ya tienen un nido con panales y posiblemente cría a la que proteger. Esto hace que sean más agresivas ―o mejor dicho defensivas― cuando son molestadas.

A esta dificultad suele sumarse otra aún peor: la ubicación de los panales con frecuencia es poco accesible, teniendo que desmontar estructuras o romper un trozo de pared, techo, etc.

Al igual que en el caso anterior, para retirar un nido de abejas hay que llamar a un apicultor, o en su defecto a las autoridades. Normalmente suelen hacerlo los bomberos.

En cada región puede haber un protocolo de actuación diferente, por lo que lo mejor es consultar a los servicios de emergencia y ellos sabrán qué hacer.


Es de vital importancia no tapar el agujero por el que entran y salen las abejas, eso las condenará seguramente a una muerte lenta y agónica, o quizás buscando la salida, encuentren otra hacia el interior de la vivienda.


Una vez las hayan extraído, hay que asegurarse de que quitaron todos los restos de panal y que pintaron el lugar donde estaban con una pintura especial para evitar que permanezcan olores que podrían atraerlas de nuevo.

Ahora sí ya se puede tapar el agujero y todos los que den al mismo hueco dónde anidaron. Para evitar un nuevo caso en el futuro, conviene revistar bien toda la casa en busca de espacios vacíos en los que puedan anidar.


Convivir con las abejas

No podemos terminar este artículo sin aclarar que las abejas melíferas son seres tranquilos, cuyo único objetivo es buscar alimento y perpetuarse como especie.

Nunca van a picar a una persona o una mascota si antes no han sido molestadas, ya que cada picadura supone la muerte de la abeja que pica. No es una cosa cualquiera para ellas.

El caso de las personas alérgicas es más delicado, aunque igualmente puede recibir una picadura cuando están el el campo, en la playa, en el parque, o en cualquier lugar.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continúas navegando entenderemos que aceptas su uso.